La despensa en la oficina, tu reserva de energía.

La despensa en la oficina, tu reserva de energía.

Igual que tenemos el botiquín para las emergencias médicas, disponer de un cajón-despensa en la oficina bien provisto, puede ser tu ángel de la guarda para evitar “picoteos” a la desesperada.

Por eso en este post te presentamos los 4 protagonistas de tu despensa en la oficina y además un comodín para que mantener tu energía a full:

Tienen en común que puedes hacerlos en distintas cantidades y se almacenan por largo tiempo en botes herméticos.

CHIPS VEGEALES: Puedes optar por cualquier hortaliza: betabel, patatas dulces, chirivía…. Córtalas muy finas con la mandolina. Una vez cortadas aliñarlas al gusto con aceite y  especias aromáticas, sal y/o pimienta. Deshidratar  12h a 40ºC o en el horno a 100ºC, hasta que estén crujientes. Los chips de “kale” son excelentes y el procedimiento es el mismo.

DESHIDRATADOS: La fruta deshidratada es una excelente opción porque se conserva fácilmente en un tarro hermético. Sólo hay que cortar la fruta en láminas finas con la mandolina y ponerla en el deshidratador hasta que no quede humedad.

GELATINAS: Te hidratan, nutren y su textura es de lo más divertida y  deliciosa.
RECETA BASE.
INGREDIENTES: medio litro de zumo de fruta o infusión. 2 cucharadas de café rasas de agar en polvo. ELABORACIÓN: Poner los ingredientes en un cazo, remover. Poner al fuego medio y seguir removiendo hasta que hierva unos 2 minutos. Verter en tarros para llevar y dejar a temperatura ambiente para luego enfriar en refrigerador de 2 a 4 horas mínimo.

PURÉ DE MANZANA: Si te va el dulce, es una excelente opción que te puede servir tanto  para cubrir una rebanada de pan de cebada o de lino, como para llevártela en un tarrito y a disfrutarla a cucharadas sin más.
RECETA BASE.
INGREDIENTES:  4 piezas de manzana o peras peladas y descorazonadas, cortadas a daditos homogéneos, agua (100 ml aprox), un chorrito de limón y canela en rama.
ELABORACIÓN: Poner todos los ingredientes en un cazo y dejar hervir unos 20 minutos a fuego lento, tapar el cazo. Ir controlando que la preparación no se quede sin agua. Dejar enfriar antes de almacenar en un tarro de cristal.  Triturar la preparación si prefieres textura puré.



×

Powered by WhatsApp Chat

×